facebook logo facebook logo twitter logo twitter logo facebook logo facebook logo twitter logo twitter logo

Educación Financiera para Todos

English  |  Español

EN  |  SP

May 18, 2017

¿No te ha pasado que quieres poner leche en el café y te fijas que la fecha en el envase ha pasado? Solo por eso algunas personas tiran la leche a la basura, pero a lo mejor, la intención de la etiqueta no es eso. A lo mejor es un indicador de la fecha del mejor sabor de la comida, no de seguridad.

El Desperdicio de Alimentos es Como Tirar Dinero a la Basura

Según algunas estimaciones, es posible que hasta el 91 porciento de consumidores malinterpreten las etiquetas de las fechas de alimentos. No es sorprendente porque hay muchas etiquetas diferentes en uso, pero el malentendido y el no planear bien las comidas contribuyen a un problema más grande. Entre 30 y 40 porciento del suministro de alimentos de los EEUU termina en la basura o en un montón de compost.

Food Waste is Money Down the Drain

Los beneficios de reducir el desperdicio de alimentos son muchos. Vas a ahorrar dinero, y eso puede ser razón suficiente. También podrías reducir tu huella de carbono manteniendo los alimentos estropeados fuera de los basureros y reduciendo el cultivo y transporte de alimentos que no se consumen.

Reducir este desperdicio puede comenzar con el conocimiento de lo que realmente significan las etiquetas de los alimentos.

No malinterpretes las fechas en las etiquetas de alimentos como fechas de caducidad. Según el Departamento de Agricultura de los EEUU, (USDA por sus siglas en inglés), aparte de la formula infantil, las fechas en los alimentos no indican si es seguro o no comer los alimento. Por ejemplo, “mejor si es utilizado por” puede indicar que la comida sabe mejor, se ve mejor y se siente mejor al tacto si la consumes a mas tardar en esa fecha. Es posible que todavía sea buena por hasta días, semanas o aún meses [para los alimentos no perecederos] después de esa fecha.

Algunos estados sí requieren fechas de caducidad en la leche y carnes y las etiquetas de alimentos podrían ser más claras por todo el país. Pero por ahora, necesitas confiar en tu propio juicio. El USDA explica que si los alimentos no tienen señales de estar estropeados, como el cambio de colores o un olor desagradable, pueden ser seguros y sanos.

Consejos para mantener las frutas y verduras frescas por más tiempo. Independientemente de la fecha, el almacenamiento adecuado de alimentos puede afectar la longevidad.

  • No laves los alimentos sino hasta que los vayas a cocinar o comer. Si no, la humedad puede estimular el crecimiento de bacterias.
  • Almacena estratégicamente los alimentos en tu refrigerador. Típicamente, los alimentos duran más tiempo si guardas la comida no perecedera en la puerta, carne cerca del fondo atrás (o en el cajón para carne si hay uno), las verduras en el cajón para verduras y los productos lácteos o bebidas arriba.
  • En general, debes mantener las verduras y frutas lejos el uno del otro porque muchas de las frutas producen el gas etileno y el estar expuestos al gas podría causar que las verduras se estropeen más rápidamente. También hay verduras que producen este gas y otras frutas que son sensibles a él.
  • Si vas a guardar una fruta o verdura que emite y es sensible al gas etileno, envuélvela en papel aluminio o en una bolsa de papel en vez de usar envoltura o bolsas de plástico que impiden el paso del aire.

Puedes buscar más consejos sobre algunos alimentos en particular en línea. También hay apps que se pueden conectar automáticamente con los programas de lealtad del supermercado para rastrear lo que compras (o puedes subir una foto de tu recibo), avisarte cuando algo se estropea, y recomendar recetas que utilicen esos alimentos.

Busca usos creativos para los alimentos que van a estropearse. No importa si usas una app o una lista de papel para sincronizar listas y programar comidas, la planificación de comidas puede reducir el desperdicio también. Pero aún con la mejor de las intenciones a veces nos olvidamos, o no seguimos el plan sino hasta que es demasiado tarde.

Puedes salvar las verduras de la basura ya sea asándolas, haciendo sopas o usándolas en un guiso o estofado. Se pueden rallar las zanahorias, papas y otras verduras de raíz (incluyendo las calabacitas) para freírlas y hacer ‘fritters’. Podrías hornear las frutas en panes, añadirlas en batidos o congelarlas para más tarde. Al final, el objetivo es usar todo lo que compres.

En Resumen: El desperdicio de alimentos puede costarte dinero, dañar al medio ambiente y en algunos casos, puede ser completamente innecesario. Aprender la manera correcta de interpretar las etiquetas de los alimentos y examinar como se ven y su olor antes de tirar algo a la basura podrían ayudar. Para ayudar aún más, tómate el tiempo de preparar antes de comprar, tener un plan de cómo vas a utilizar los alimentos y tener un plan de reserva que puedas usar al último momento. Al final, tomar el tiempo extra para evaluar la condición verdadera de los alimentos puede ahorrarte dinero.

Compartir


Este artículo proporciona información general y no debe considerarse como asesoría salud, legal, fiscal o financiera. Lo más conveniente es consultar con un asesor fiscal o financiero para obtener información específica acerca de la manera en que las leyes tributarias aplican para usted y para su situación financiera en particular.

Compartir